Científicos y Universitarios Autoconvocados es un espacio conformado por docentes universitarios, investigadores, becarios, estudiantes de diversas áreas y distintos lugares del país,que sostiene la defensa de las conquistas populares y se propone colaborar en la construcción de una alternativa política al ajuste y privatización del actual gobierno de Cambiemos.

La creación de na4-810x448uestro colectivo se dio después de la primera vuelta de las elecciones del año pasado, antes del balotaje entre Macri y Scioli. O sea, se fundó en un contexto político de emergencia para la Argentina (porque Cambiemos parecía tener la posibilidad concreta de acceder al gobierno; tal como efectivamente la tuvo) y también para los proyectos latinoamericanos progresistas . Se armó a partir de la intuición sobre la “política futura”, por conocimiento de la gestión del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, por reconocimiento histórico del proyecto que la Alianza Cambiemos expresa y contrastado antes del balotaje a partir de un furcio: María Eugenia Vidal, en medio de los festejos de la primera vuelta, dijo “hoy cambiamos futuro por pasado”. Hoy ese furcio se verifica bajo forma de tesis. Es decir, como un programa político con un perfil definido encarnado por los cuadros civiles y militares de la última dictadura, que nosotros caracterizamos bajo el lema: “No cambiaron, volvieron”.

Cambiemos llegó al gobierno a través del voto popular y, tal como se está experimentando en otras latitudes a nivel regional, desde su asunción puso inmediatamente en marcha un tremendo retroceso en los términos de la ampliación de derechos sociales que, con deficiencias, profundidades y velocidades diferentes, vimos implementada en distintos países de América Latina a través de gobiernos orientados por la idea de democratización y justicia social. De esta forma, el sector social que hoy conduce la Argentina y gran parte de la Región, en todas sus políticas implementa estrategias de transferencia brutal de riqueza hacia los sectores más concentrados a través de medidas antipopulares.

Esta restauración conservadora en Argentina -como en el resto de América Latina- ha llegado para liquidar conquistas populares y a alinear a nuestros países con los intereses históricos de los Estados Unidos. En definitiva y sin reparos podemos decir que a diez meses de haber asumido el gobierno Cambiemos encarna un poder clasista, racista, sexista y elitista que está dispuesto a avasallar cada una de los derechos conseguidos.

Específicamente en nuestro sector, desde que Cambiemos asumió, estamos vivenciando un embate contra el sistema de educación superior que se verifica a través de una crisis presupuestaria generalizada. Ésta ya implicó el cierre de programas e investigaciones, disminución y cese de becas, desmantelamiento de proyectos educativos en curso, aumentos indiscriminados de tarifas que afectan a los institutos, paritarias resueltas a medias que no alcanzan los índices inflacionarios, ingresos concursados al CONICET frenados, etc. Y esto que resaltamos son apenas algunos ejemplos.

Las y los Científicos y Universitarios Autoconvocados, desde el sistema de ciencia y técnica y el sistema universitario públicos, nos asumimos como parte del conjunto del pueblo y por eso resistimos el desmantelamiento de los derechos que este gobierno pretende llevar adelante. En este sentido, venimos produciendo una serie de iniciativas que pretenden colaborar en superar la contradicción entre un pueblo que lucha denodadamente y la necesidad de enfrentar de forma unida y fortalecida a este gobierno y sus políticas que se extienden a lo largo del país. Para ello, la nos proponemos colaborar en la construcción de una alternativa política popular, que recupere las experiencias de lucha, los aciertos y los balances de los gobiernos progresistas y revolucionarios de estos años en Latinoamérica, las tradiciones políticas populares y pueda configurar un proyecto de mediano y largo plazo, que rompa con el poder reinante.

La primera dimensión de esta iniciativa que desplegamos es la visibilidad desinstitucionalizada, que consiste en sacar la ciencia de la universidad, de los laboratorios, de las facultades y de los centros e institutos, mediante acciones públicas. El objetivo es mostrar que quienes nos ocupamos de la producción del conocimiento somos trabajadores y trabajadoras, que el conocimiento que producimos es social, que forma parte de la riqueza que se produce en nuestro país y que la constitución de un proyecto emancipador también debe considerar a la ciencia y a la universidad como parte de su estrategia. Ahí se hicieron las experiencias de las estaciones: Constitución, Retiro (en el balotaje) y Plaza Once. Esta última, formó parte de las actividades de la Marcha Federal, en la que confluyeron cinco columnas de trabajadores provenientes de todo el país para manifestarnos en contra del ajuste, los despidos y el tarifazo.

La segunda dimensión es dar un debate acerca de las políticas educativas y de ciencia y técnica. Con tal objetivo organizamos un Encuentro Nacional que se llevó a cabo de manera nada casual en la Universidad Nacional de Avellaneda. Organizar ese encuentro en esa casa tenía un sentido de resistencia, pues unas de las primeras “reflexiones” de Macri para con nuestro sector fueron dirigidas a la estigmatización de las universidades nacionales del Conurbano. Ahí, el sábado 2 y el domingo 3 de julio confluimos más de 1000 personas, entre investigadores, docentes y estudiantes de todas las provincias del país, para debatir acerca de los embates de las políticas de Cambiemos para nuestro sector y elaborar una plataforma que nos permita avanzar en la unidad. Y el resultado fue un documento que contiene diagnósticos y propuestas construidas colectivamente. Se trata de una herramienta política de debate para el conjunto de la sociedad acerca de qué ciencia y universidad queremos en el marco de qué modelo de país.

El documento puede leerse en: http://www.pagina12.com.ar/diario/universidad/10-305781-2016-08-02.html. El aporte tiene la intención de ubicar necesidades y propuestas, que la víspera del Centenario de la Reforma Universitaria nos invita a recuperar su espíritu y reponer un proyecto universitario público, gratuito, masivo, laico, democrático, popular, autónomo, cogobernado, de calidad y producir conocimiento científico.

La tercera dimensión es política y consiste en la constitución de un frente para lograr la unidad popular del sector de ciencia y universidad, en pos a colaborar en la conformación de la alternativa política. Como colectivo entendemos que la única forma de crear un freno al proyecto excluyente de Cambiemos y una alternativa política emancipatoria de las mayorías, consiste en recuperar lo mejor de la historia política popular argentina y profundizar las transformaciones democratizadoras.

Es por ello, que en cada una de nuestras iniciativas hemos convocado a todas las organizaciones políticas y sectoriales, sindicatos, centros y federaciones estudiantiles, colectivos y equipos de investigación que se posicionan frente a las políticas de ajuste y de transferencia de riqueza que lleva adelante este gobierno. La confluencia, la posibilidad de abrir un espacio de construcción sin sectarismos ni dogmatismos, viene dando sus frutos. Todavía las tareas y las necesidades son muchas, pero venimos dando pasos que ponen a nuestro sector ante un desafío histórico