Manifestación en Argentina contra la privatización de la educación. Foto: Kaloian/ Cubadebate.

Debate planteado por la Lic. Adriana Puiggrós

 Por Marielena Cabrejas

Durante el gobierno anterior se llevo a cabo una importante reforma educativa con verdadera inclusión y no cabe duda de que el siguiente paso hubiera sido implementar reformas estructurales al sistema educativo tradicional. Pero ahora estamos en franco retroceso, afirmó Adriana Puiggrós, ex diputada y pedagoga. Y resaltó la importancia de trabajar por la aprobación de una nueva Ley de Financiamiento educativo. En su exposición reflexionó sobre la reciente marcha universitaria, la calificó como una medida denunciadora del panorama que se está comenzando a abrir y desnudó el rol que grandes empresas monopólicas como Monsanto y Coca-cola están procurando tener en las escuelas públicas de todo el país.

El pasado 12 de mayo se realizó la Marcha Nacional en Defensa de la Educación y la Universidad Pública. Histórica movilización con la participación de alrededor de 50 mil personas, docentes de universidades de todo el país, estudiantes e integrantes de organizaciones sindicales. Marcharon para exigir más fondos para las universidades nacionales, incrementos salariales y el boleto educativo.
Luego de semanas de lucha finalmente se logró firmar la paritaria docente. Pero lo insólito reapareció: tan sólo dos semanas después, el jefe de gabinete recortó el presupuesto universitario. En el boletín oficial la reasignación de partidas implica un recorte al presupuesto del orden de los 800 millones de pesos. Esta medida pone a la comunidad universitaria a las puertas de una reapertura del conflicto.

En este clima de ajuste y transferencia de recursos a los sectores más concentrados, se lanzó la Campaña Nacional de CTERA por una nueva Ley de Financiamiento Educativo que pide elevar el presupuesto del 6 % al 10 % del PBI. El Secretario General de UTE, Eduardo López, afirmó que se lanzaba esta Campaña a 28 años de la histórica Marcha Blanca del 88.

Esta ley de aumento del Presupuesto Educativo al 10 % del PBI aportaría fondos para mejorar la educación pública: mejores condiciones para enseñar y aprender, universalización de la educación inicial, terminalidad de la educación secundaria, construcción de nuevas escuelas, entre otros aspectos.

Por su parte, Roberto Baradel afirmó que, así como está hoy la educación, con ajustes y recortes, no se logrará una educación pública de calidad. Que el Gobierno de Macri intenta reducir las partidas para educación como lo demostró con las universidades. CTERA luchará por la educación pública y hará todas las acciones necesarias para lograr una mayor inversión educativa.

La ley de financiamiento es un programa educativo

Adriana Puiggrós, ex diputada y pedagoga experta en Educación superior, en una charla que brindó a los delegados de UTE el 20 de mayo, afirmó: la ley de financiamiento es un programa educativo coherente con la ley de Educación nacional o una forma de aplicarla desde ahora hasta el 2021 cuando se alcanzaría ese 10%. Con los cambios terribles en la economía del país, lo mínimo es esta cifra.

Afirmó que, si cada jurisdicción adecua esto al PBI, significa ir avanzando y tener nuevos instrumentos de financiamiento educativo que sean programas de trabajo: tema candente que se vincula con la marcha universitaria que no tuvo como único sentido la lucha salarial, sino la defensa de la educación pública toda. Denunció asimismo que hoy se está abriendo la educación superior y todo el sistema educativo frente a las corporaciones, por ejemplo, con la injerencia de empresas privadas multinacionales en las escuelas. Se está elaborando una investigación de todo esto, como por ejemplo en Santa Fe, donde se está denunciando que Monsanto entró a las escuelas agro-técnicas y se está apoderando de los contenidos.

Como en la década de los 90, la lucha principal es contra una política que ataca al salario docente, retrae el presupuesto educativo y promueve tomar grande préstamos en los organismos internacionales. Veíamos, entonces, cómo esos préstamos llegaban y se esfumaban. Durante la década pasada los gobiernos kirchneristas produjeron una reforma educativa a favor de una educación pública con inclusión y, si no hubiera ganado Macri, estaríamos discutiendo cómo redefinimos inclusión, cómo se hace una reforma estructural para dar un paso más.. Cometimos errores, uno fue que no vimos un proceso que ocurría en Latinoamérica y en Europa, no vimos que las corporaciones se acercaban a la educación pública. Cuando ahora Coca Cola va directamente y está en las escuelas o los bancos internacionales o Microsoft pone aulas informáticas y así avanzan sobre los programas y contenidos, nos preguntamos, ¿ de dónde salieron? esto no lo habíamos visto.

Sostuvo además que siempre hay que ver a la Argentina en el marco de Latinoamérica. Se veía a Chile como ajeno cuando nos trataban de vender que era un ejemplo y un día los estudiantes salieron a las calles y prácticamente tiraron dos gobiernos. La fuerza de ese movimiento se veía como algo que ocurría en otro lugar y se creía que el sistema educativo argentino iba a ser eterno, no se veía el avance de la privatización en Colombia, en Brasil. Hoy en Chile hay una tensión muy fuerte y es muy difícil avanzar hacia la gratuidad dado que las corporaciones son las dueñas del sistema.

Cuando Monsanto pone co-docentes y contrata por fuera (el contrato colectivo de trabajo es el instrumento más fuerte que tenemos para defender nuestros puestos). Si permitimos que haya diversas forma de contratación, como en los 90 pasó en las universidades que se desfinanciaron, después , cuando ya tuvieron el mayor presupuesto de su historia y tuvieron edificios y recursos, igual los negocios siguieron , una vez que se instalan es muy difícil sacarlos del sistema.

También sostuvo que la modificación de la LES, la ley de Educación superior, se vincula con la marcha del otro día.
Las ideas neoliberales , van instalando una batalla cultural como una clasificación de los estudiantes: los que no pueden llegar a la universidad y el meritócrata de Chevrolet . Las corporaciones son las que se ocupan de controlar y mantener al pueblo alejado de la universidad. ¿Quién se ocupa de controlar el ingreso , por ejemplo, en la Universidad de la Plata , para que no ingresen muchos a estudiar medicina? son las corporaciones profesionales, son ellos los que lo hacen.

No logramos que se aprobara el proyecto de Educación superior que habíamos presentado en el 2011, porque estas fuerzas corporativas actuaban fuertemente y la ley no se pudo tratar a pesar de que se habían realizado numerosas consultas durante dos años y logrado amplio consenso. Entonces dijimos, vamos a hacer una ley modificatoria de la LES del 95. Esta ley Superior del Menemismo es una ley que abre un espacio para cobrar aranceles en las universidades y que se puedan hacer convenios con empresas; en los últimos años muchas universidades cobran aranceles de manera encubierta en los estudios de grado y posgrado. Entonces hicimos un proyecto con cinco puntos.
El primero fue establecer el papel principal del estado en materia de la educación superior que incluye universidades e institutos. Recordemos que hace poco Bullrich, el actual ministro, dijo que había que cerrar mil institutos de formación docente.
Y continuó comentando el segundo punto que fue establecer el ingreso irrestricto al sistema de educación superior. La universidad debe tener cursos de nivelación que no sean discriminadores, que incluyan.
Esto es importante por el amparo que el juez acepta en este punto, no entendiendo o no queriendo entender que se está hablando del sistema y que la ley no impide la nivelación. El ingreso irrestricto, una tradición de la Argentina que puede y debe sostenerse, un país de 45 millones de habitantes que podría alimentar a millones en el mundo y hoy está en peligro un sistema de educación superior inclusivo para sus habitantes.
El tercer punto fue la gratuidad de los estudios de grado. El cuarto, que las universidades públicas deben rendir sus cuentas a la auditoría general de la nación, no solo de los fondos que reciben sino del propio producido, que muchas veces son aranceles encubiertos y de convenios con empresas. En último lugar, el quinto punto fue que no pueden establecer convenios que lleven a la mercantilización de la educación. Este proyecto fue ley a fin del 2015.

Ahora, un viejo adversario de la ley que propusimos, el rector de la Universidad de la Matanza, fogonea el amparo y postula que la universidad es tan autónoma como si fuera extraterritorial. Nosotros decimos autonomía sí, pero no autarquía o autonomía de cualquier gobierno con fondos públicos. El juez que hizo lugar a este amparo es el mismo que rechazo la ley de medios.
Parece que el juez aceptó la cautelar en el punto del ingreso irrestricto y ahora hay toda una batalla. Todavía no se ha dictado la cuestión de fondo. Está firme el amparo para la Matanza y ya presentó otro , otra jurisdicción , lo cual es muy peligroso porque afectaría a todo el sistema. Si eso prospera va a poder cobrarse un arancel en todas las instituciones de educación superior.
Lo que realmente se afecta es la gratuidad y la idea de la educación común, el ideario de principios del siglo 19, educación común, laica, pública, gratuita. Cuando se retrata Bullrich con Sarmiento, con estas ideas que están promoviendo desde este gobierno, yo digo- Sarmiento…Sarmiento volvé!! te perdonamos. Hoy frente a este gobierno, Sarmiento sería de UTE!!

Finalmente Adriana Puiggrós, instó a luchar, convencida de que estas ideas de igualdad e inclusión en la educación pública están en la matriz de nuestro pensamiento y no van a lograr que las abandonemos tan fácilmente.