Teimagesniendo como eje la “Salud como derecho, soberanía sanitaria como estrategia y participación comunitaria como garantía”, el sábado 3 de
diciembre se realizó el tercer Encuentro Nacional de Salud en la Universidad Nacional de Lanús.

Por María Elena Cabrejas

Contó con la concurrencia masiva de miles de profesionales y trabajadores del área de todo el país y al cierre con la presencia de Cristina Fernández de Kirchner.
“El neoliberalismo es una enfermedad que se contagia por varias vías”, “yo no soy médica pero el neoliberalismo es toda una patología. Miren si será una patología que convence a gente de que los voten para después quitarle todas las cosas que tenían y, por allí los votan…” sentenció Cristina Fernández de Kirchner durante el cierre del Encuentro Nacional de Salud.

“El neoliberalismo no sólo recorta políticas de salud, le hace mal a la cabeza de la gente: te desorganiza la vida, porque no sabés si llegás a fin de mes, si mañana te echan del laburo, si vas a poder pagar la prepaga o los medicamentos”, aseguró la ex presidenta, que compartió panel con el ex ministro de Salud Daniel Gollán. Calificó las políticas neoliberales como “criminales y genocidas” porque privan a las personas de remedios y el acceso a la salud.

Durante la jornada disertaron profesionales y especialistas en la materia convocados por la Comisión de salud del Instituto Patria. Entre otros, expusieron el ex viceministro de Salud Mario Rovere, la Licenciada en Enfermería Beatriz Morrone de la Universidad de Mar del Plata, el médico y escritor Jorge Rachid y la directora del Conicet Dora Barrancos. Uno de los invitados sorpresa fue el asesor en salud del filósofo Noam Chomsky, Howard Waitzkin. También hubo talleres de asistencia desbordante sobre “Salud de los trabajadores”, “Acceso a los medicamentos” y “Hacia un sistema de salud con perspectiva de género “.

Cristina recibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Lanús y fue homenajeada por un grupo de médicos cubanos residentes en el país y formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), quienes le entregaron un diploma con la firma de Fidel Castro. La ex mandataria, junto a Gollán y el equipo de salud del Instituto Patria, realizaron un homenaje al médico sanitarista Mario Testa, uno de los continuadores en el país de la obra de Ramón Carrillo y funcionario durante el breve gobierno de Héctor Cámpora.

La CUS: Una nueva canibalización de la salud

En la mesa de apertura, en el aula magna, estuvo el ex vice ministro Mario Rovere quién dijo en forma contundente sobre la Cobertura universal de salud: “Lo que el gobierno de Cambiemos pretende implementar es una nueva canibalización, desean hacer tabla rasa como si hoy no existiera un sistema de salud en nuestro país. La visión del actual del gobierno es de la salud como una oportunidad de negocios regulada por el mercado. Hacia eso vamos.”

Al parecer, la propuesta es generar bajo un ropaje nuevo una oportunidad de negocios para los bancos. La discusión va a ser si uno tiene seguro o no tiene seguro, como si fuera el seguro del auto. Para eso, necesitan debilitar al subsector público: los hospitales y centros de atención primaria.

Se pretende instalar una falacia, como si la población no contara con la cobertura del sistema público de salud, se dice “sin cobertura”, cuando todos tienen acceso al sistema público y algunos solo tienen este sistema por no contar con Obra social o prepaga y otros acceden a él por elección, pero todos tienen acceso universal, con sus más y su menos, al sistema público de salud. “La trampa es decir que va a haber cobertura universal, cuando en realidad vamos a tener menos que ahora, que ya tenemos cobertura universal. En la Argentina, todo el que no tiene una obra social o una prepaga se atiende en el hospital público. Es más, un 25 por ciento de la gente que tiene obra social y prepaga también se atiende allí”.

“Muchos tienen una obra social que está lejos de cubrir las prestaciones que si tienen en el sistema público” agregó Rovere. “Por ejemplo en el momento del parto se elije muchas veces el sistema público. Todavía hoy cuando discutimos el sistema de salud, Carrillo sigue hablando aquí, vivimos de la impronta de Carrillo y sus políticas de salud” (primer Ministro de salud de la Argentina).

La base de acceso que hoy tenemos en el sistema público, ha sido meta del sistema único de salud brasileño, el cual tiene una infraestructura muy inferior al argentino.

Rovere hablo del SNIS (Sistema nacional integrado de salud), desaparecido con la dictadura, que fue exitoso en muchas provincias y combatido por el mercado y las corporaciones.
Pero explicó que nuestro sistema actual que no es integrado, está conformado por 3 subsectores y tiene falencias, fragmentación e iniquidad en su interior y por ello, agregó, “necesitamos construir una propuesta superadora de lo que hemos planteado hasta ahora”. Palabras que arrancaron un fuerte aplauso de todos los presentes.
Destacó que el pensamiento neoliberal busca ir copiando ideas y canibalizando los conceptos para hacer negocios. Por ejemplo, invertir en salud, quién no cree que haya que hacerlo?, se preguntó, el problema es que ese es de hecho, el nombre de un libro del banco mundial que no les habla a los países sino a los inversores.

Desde Lyndon Johnson para aquí nada ha dado mayor rentabilidad a la economía norteamericana como el complejo médico industrial. El complejo médico industrial de EEUU utiliza a la salud para crear oportunidades de negocios, su tasa de rentabilidad desborda y no tiene más remedio que meterse en cada uno de nuestros países.

Hoy el complejo médico industrial norteamericano está utilizando a los bancos para invertir en nuestros países. Esto lo hace claramente en el modelo colombiano con su famosa ley 100, que hoy funciona con la lógica de los seguros Privados de salud. Generan una gran fragmentación y estratificación de la atención. Para poder resolver problemas, por ejemplo algo de atención secundaria como una operación de apendicitis, las personas tienen que ser tutoriadas para que el seguro se los cubra, funciona con abogados .En Colombia el equipo de salud está mediado por acciones de los abogados.
En los modelos de los 90 la cosa era directamente intentar privatizar pero eso tiene sus límites. Los Bancos también aprenden y hoy en el siglo XXI proponen seguros públicos como la CUS. Hasta ahora todo lo público era sospechoso por no ser funcional a los mercados, pero esto llegó a un determinado punto.

Mario Rovere se explayó y sostuvo que están generando un nuevo mensaje: dicen “Qué bueno tener un continente como América Latina que cree que la salud es un derecho”. Un empresario norteamericano dice “es fantástico que crean que la salud es un derecho. Es una oportunidad de negocios…”. Muy bien le dicen a los países, garanticen el derecho a la salud pero no presten servicios sino fináncienlos. El problema es que no todos pueden pagarlo entonces les dicen que les pongan plata en el bolsillo para pagarlo».
Que crean eso pero que el estado no brinde servicios sino que los financie, el mercado brindará esos servicios. Póngale plata en el bolsillo para que la gente los elija…El modelo mercantilista necesita vender muchos servicios de salud, mucha tecnología, sobremedicalizar a la población.
Entonces la garantía del derecho pasaría a ser la constitución de seguros públicos que, como siempre se ha dicho “lo único seguro de los seguros es que el dinero va a ir al sector privado, es una lógica que permite ver que por esa vía nada va a crecer en el sentido del derecho a la salud”,agregó Rovere.

Una nueva canibalización, es imprescindible entender la lógica de este aparato: La CUS (cobertura universal de salud), es una herramienta para que a través de los bancos se creen oportunidades de negocios para la expansión del complejo médico industrial norteamericano en todo el mundo. El rol nuevo del estado es garantizar el financiamiento y ponerle plata para el que no pueda pagar. El capitalismo, como el cáncer, solo se equilibra creciendo.
El gobierno argentino plantea la CUS que salió por decreto de necesidad y urgencia. Tenemos las herramientas para discutir esta propuesta: la estrategia que usan es: queremos hacer una reforma del sistema y, si uno no lo acepta, es anti reformista. Y así canibalizan los términos. Lo que la Argentina está haciendo con este artefacto llamado CUS, lo primero es un titulo que le pusieron a los programas que ya teníamos, pero están “pisados” en una subejecución presupuestaria de un 40 %. La política de salud es en realidad transformar al ministerio en residual: desmantelamiento del Ministerio y de todos los programas.
Esa es la política y no una real Cobertura Universal de Salud. Al leer el decreto de necesidad y urgencia que crea la CUS: primero si se ve el decreto habla de un fondo muy importante de 2000 millones de dólares, número que está engordado gracias a la expansión económica de estos años. Una primera mitad de ese dinero va a financiar al Banco nación y parte de la otra mitad va a comprar voluntades de la CGT, crean un Fondo administrador en el que ellos tienen 2 de las 6 sillas.
Pero resulta que ese dinero tampoco va a salud, no al Ministerio correspondiente sino a Modernización. Es un cambalache haber dicho que si las personas tienen un carnet los van a atender mejor. Esto fue explicitado por funcionarios del Ministerio de Salud cuando anunciaron la CUS.
La primera medida es que se va a “carnetizar a 16 millones de personas, los que solo tienen el sistema público para su atención, y van a crear un sistema informatizado de Historia Clínica única digitalizada en manos del Ministro de modernización, teniendo a su disposición los datos de todos los trabajadores a disposición de todos los empresarios del país. Cuando alguien quede marcado por ser HIV positivo o cualquier otra enfermedad, probablemente no conseguirá trabajo nunca, agregó. En ningún lugar del mundo se crea un sistema de historia clínica Electrónica sin un resguardo muy grande de confidencialidad” sentenció Rovere.

Y todo termina llegando sólo 7 dólares como único aporte a las jurisdicciones, a las provincias, por eso queda claro que con eso no se genera ningún sistema de cobertura universal.

Hoy hay municipios donde no hay medicación para la diabetes; y lo mismo sucede con las vacunas de la gripe A, con los insumos de programa de Hiv-sida, que no faltaron jamás. Esto ocurre todos los días y en todos los programas. Van a seguir debilitando al subsector público para que la gente se atienda en el privado, a través de un sistema de aseguramiento. Les van a dar un carnecito. Al principio, les van a decir que vayan al hospital a atenderse. Después, va a estar la opción para hacerlo en una clínica privada y la gente se va a ilusionar, creyendo que va a estar mejor, pero eso ya se hizo en los 90 en la Argentina y muy claramente en países como Colombia, que en el 93 decidió terminar con el subsector público.

Al promediar la exposición agregó “además el paquete de la CUS, incluye una ley que crea una Agencia de evaluación de tecnología por ley y eso lo logramos detener. Hemos conseguido con intervención en la comisión de salud del senado por primera vez comenzar a oponerse a este proyecto con un dictamen de minoría, hemos logrado incidir y cuando el dictamen pasó a la cámara fue el más votado y la agencia no se crearía de la forma que ellos la han tramado”.
“Necesitamos escuchar y ver todo lo que se construyó y que se quiere destruir, hay enorme cantidad de instrumentos que los irritan : ley de salud mental, ley de prepagas, nuevos hospitales , ley de salud sexual y reproductiva y así podemos seguir enumerando el plexo enorme de derechos que generamos , pero también está la deuda de lo que no hemos hecho y poner esto junto y entender que no es lo mimo pensar el derecho a la salud, en un país que tiene un sistema integrado de salud, que pensarlo en un país que tiene el sistema fragmentado, atomizado . Pero ellos van por todas las leyes y estamos enfrentados a un gobierno que quiere cambiarnos derechos por fantasías de oportunidades, en ese marco solamente la militancia activa puede lograrlo, tenemos que decir: No al retroceso del derecho a la salud en la República Argentina”, sostuvo Rovere para cerrar y el público presente lo aclamó con un aplauso cerrado.