cuba3
Los presidentes de Estados Unidos y Cuba, anunciaron la reanudación de la relación diplomática bilateral rota en 1961.

Por María Elena Cabrejas

Todos los países coincidieron en señalar el acercamiento como un hecho “histórico. A pesar de ello, algunos países en la reunión de la OEA no aceptaron firmar la declaración solicitando el fin del bloqueo. Hoy Cuba es uno de los principales impulsores de un movimiento global de salud. En Salud y Solidaridad, Cuba es un ejemplo indiscutible para el mundo. Luego del acuerdo cabe preguntarse, seguirán algo de este ejemplo otros países como Estados Unidos?

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, anunciaron el miércoles 17 de diciembre, la reanudación de la relación diplomática bilateral rota en 1961, así como la flexibilización inmediata de varias restricciones comerciales, financieras y migratorias. Además, Obama solicitó al Congreso que considere la revisión del embargo económico y comercial que Estados Unidos impone a Cuba desde 1960 y que desde 1992 tiene fuerza de ley.

Raúl Castro leyó su discurso con un retrato de José Martí detrás. Tras recordar las luchas cubanas por la independencia dedicó un párrafo a la reestructuración en marcha. “Ahora llevamos adelante, pese a las dificultades, la actualización de nuestro modelo económico para construir un socialismo próspero y sostenible”,

“Todos somos americanos”

Obama dijo en un discurso que cerró con la frase “todos somos americanos” que “estos 50 años de aislamiento no han funcionado y es momento de cambiar de postura”. Opinó “no creo que debamos hacer lo mismo durante otras cinco décadas y esperar un resultado distinto”.

En la reunión celebrada en la OEA fueron varias las delegaciones que destacaron el papel mediador del papa Francisco en el acuerdo. Todos los países coincidieron en señalar el acercamiento como un hecho “histórico”. La Presidenta CKF lo señaló como el resultado de” la resistencia de un pueblo”. “Mando un inmenso saludo y profundísimo respeto al pueblo cubano, que en su dignidad supo mantener en pie sus ideales y hoy normaliza sus relaciones”. El hecho se produjo con Fidel Castro vivo.

A pesar de ello, algunos países no aceptaron firmar la declaración solicitando el fin del bloqueo. En nuestro país según se pudo leer en algunos “medios hegemónicos”, el hecho fue atribuido a un “triunfo de la libertad”(sic)y a un logro de Estados Unidos y no tanto de Cuba. Y así, increíblemente, se desarrolló durante varios días una polémica sobre este tema.

Pero si hablamos de Salud, todos coinciden en que, el cubano, es un ejemplo de sistema inclusivo universal y solidario, con eje en la atención primaria y la prevención, reconocido y elogiado por la comunidad internacional y que hoy no sólo funciona para los cubanos.

No solo para los cubanos

Hoy Cuba es uno de los principales impulsores de un movimiento global de salud. Y la cooperación con otros países no se limita solamente a Latinoamérica. Los esfuerzos humanitarios y de capacitación, producto de las políticas sociales implementadas en la isla desde el triunfo de la Revolución en 1959, beneficia también a otros países como los del continente africano.

En África, la cooperación cubana ha estado orientada principalmente al ámbito sanitario y ha resultado de gran importancia, ya que según datos de la OMS , este continente necesitará un millón de profesionales de la medicina en la próxima década para satisfacer las necesidades de intervención básica. Según lo informado por la directora general de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Yilian Jiménez, en estos momentos más de dos mil profesionales y técnicos de Cuba trabajan en más de 30 países del continente africano.

La brigada médica cubana con misión internacionalista, 131. 933 profesionales de la salud han brindado su colaboración a otras naciones. El ministerio de Salud Pública de Cuba destaca en este sentido que se ha prestado servicio médico a más de 300 millones de personas y realizado dos millones de intervenciones quirúrgicas. A lo que hay que añadir la vacunación de nueve millones de niños.

Elementos de la cooperación

Un estudio sobre Cuba y África realizado por el investigador estadounidense Conner Gorry destaca que el éxito de la cooperación radica en la inclusión de elementos como promoción, prevención, educación y acceso universal a los servicios.
El rigor del programa cubano de formación de recursos humanos para la salud es que, a pesar de esa cooperación internacional, el país ha sido capaz de mantener sus indicadores de salud nacionales y la proporción de un médico por cada 170 habitantes.
El investigador señala que la cuestión consiste en lograr que países como Guinea Ecuatorial, que cuenta con treinta médicos por cada cien mil habitantes, o como Etiopía, con sólo tres, aprendan de esa experiencia y alcancen niveles sostenibles de personal para liberarse de la dependencia de la ayuda externa y puedan brindar atención a su población.

Formación de profesionales de la salud

Con los gobiernos y las autoridades de salud de muchos países del mundo, pero con un énfasis especial en África, donde los recursos son más escasos, Cuba ha ayudado a fundar escuelas de medicina para formar en las propias localidades a los profesionales que se necesitan con urgencia.
Muestra de ello es Guinea Bissau, donde la cooperación cubana se ve reflejada en la Facultad de Medicina Raúl Días Arguelles, que cuenta con un total de 35 profesores cubanos, con 352 alumnos del primero al sexto año de la carrera.

Quizás el esfuerzo más notable que realiza Cuba para educar a profesionales de la salud del mundo en vías de desarrollo sea la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), la cual ofrece estudios durante un período de seis años a estudiantes becados de diferentes países.
Los estudiantes, a su vez, hacen un compromiso moral de trabajar después de su graduación en comunidades desprovistas de servicios de salud. En la actualidad alumnos de 44 países africanos estudian en la isla diferentes disciplinas de la Salud.

Acción sanitaria y social

Mediante el programa de la Operación Milagro se han intervenido con equipos de alta tecnología a más de 600 mil pacientes con problemas de visión de 30 países de América Latina, El Caribe y más recientemente de África.
Muestra de ello, es la reciente inauguración de un importante centro oftalmológico en Mali, región en la que Cuba también está insertada en la lucha contra el VIH-Sida.

Cuba tiene a la vez presencia en Eritrea, donde sus colaboradores llevan trabajando más de ocho años en duras condiciones, labor que le ha traído el reconocimiento del Ministerio de Salud y de la Agricultura de ese país africano.
Por su parte, en Sudáfrica, la cooperación cubana ha logrado importantes avances en salud y construcción en Polowane, capital de la provincia Limpopo, una de las más pobres en este país.

Epidemia del ébola

Debido a la reciente epidemia del ébola que ha atacado en gran medida a la población africana, Cuba ha llevado a cabo un plan de acción sanitario de emergencia para brindar ayuda a los países afectados.»Nuestra participación en la lucha contra el ébola en África no es un hecho aislado; está sustentada bajo el principio de compartir lo que tenemos”, expresó el ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales, en la sede de la OMS en Ginebra (Suiza). Cuba continuará enviando médicos y profesionales a los países africanos que lo soliciten. Morales destacó que en coordinación con el organismo de salud internacional, la colaboración se realiza específicamente en Sierra Leona, tras el llamado realizado por la directora general y el secretario de las Naciones Unidas de colaborar con los países afectados.

Perspectivas positivas

Cuba tiene muy buenas perspectivas con África. Al respecto, la directora general de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos del Minsap ha dicho que “Cuba continuará enviando médicos y profesionales a los países africanos que lo soliciten”. En reiteradas oportunidades, las autoridades cubanas han expresado que la cooperación internacional con África no tiene fines de lucro, destacando la importancia de recibir la experiencia y formación de los profesionales.
Desde Angola hasta Zimbabwe, los profesionales de la salud cubanos están tratando de que el movimiento global de salud transforme la consigna de “Salud para Todos” en una realidad.

Sistema Nacional de Salud y Enfermería

A diferencia de otros países latinoamericanos, en CUBA, la Enfermería se ha desarrollado como una profesión esencial para el sistema de salud, integrando el equipo de atención como la célula básica del sistema. En la década del 80 surge un nuevo modelo para la atención primaria que fortalece y distingue a la organización del Sistema de Salud de Cuba, el cual se mantiene hasta la actualidad. En este modelo el personal de enfermería pasa a formar parte del equipo básico de salud, como el médico y la enfermera de la familia y adquiere una responsabilidad cualitativamente superior al definirse los objetivos centrales de salud para este binomio.

El 4 de Enero de 1984 se inicia el Plan del Médico y Enfermera de la Familia en el primer nivel de atención , con el objetivo de proporcionar al sistema de salud cubano un médico capaz de brindar asistencia a la mujer embarazada, luego seguir al niño en su desarrollo y comportamiento en el hogar y la escuela y, ya adulto, velar por su sano desempeño en la vida familiar y social, además de garantizar que reciba la debida atención durante la vejez.

Esta iniciativa parte con la selección de diez jóvenes médicos de brillante trayectoria académica quienes, en noviembre de 1983, reciben un curso introductorio por espacio de quince días en el policlínico Lawton de la Ciudad de La Habana. Durante el mes de diciembre los 10 seleccionados, junto a igual número de enfermeras se familiarizan con la comunidad y organizan junto a ella su futuro universo de trabajo. Esto constituye actualmente la célula básica del Sistema Nacional de Salud.

Tanto los iniciadores del proyecto como los miles de médicos y enfermeras de la familia que han seguido sus pasos a lo largo de estos veintitrés años han asumido funciones cada vez más ambiciosas, al punto de transformar la práctica de la Medicina Familiar en un nuevo paradigma de atención integral, que contempla al individuo, la familia, la comunidad y el ambiente, Esta integra todos los elementos en que se basa la felicidad del ser humano. En la práctica el trabajo se organiza en labores de prevención y curación que integran los aspectos biológico, psicológico y social, para un determinado número de habitantes. La regionalización permite mantener una estrecha vinculación con las instituciones de atención secundaria y terciaria del territorio correspondiente .

-En salud y solidaridad, Cuba es un ejemplo para el mundo. Ahora, luego del acuerdo cabe preguntarse, ¿seguirán algo de este ejemplo otros países como Estados Unidos?